Especialistas en pisos en alquiler

Cinco alimentos que NO deberías comprar en el súper

comprar en supermercado

julio 11, 2019 • Bienestar, Destacados

Es muy fácil ir comprar en el súper la salsa para nuestra pasta o las patatas congeladas para freír con nuestra hamburguesa. Pero NO. No lo hagas. Aquí te digo por qué.

No te digo que vayas al huerto a por tu comida, simplemente que evites comprar estos cinco alimentos en el súper. ¿Por qué? porque están cargados de azúcar y su valor nutricional es muchísimo más inferior que lo que podemos hacer en casa. Y no lo digo yo, lo dice El País aquí.

Tomate frito

Tomate frito

El tomate frito que hay en los tetrabrick que compramos tiene el doble de calorías y de grasa que el casero (1,5 gramos el casero, y 3,5 gramos el industrial).

Pero eso no es lo peor, lo peor es el azúcar: 2,3 gramos el que hacemos en casa y 7,5 gramos en el del súper. Y todavía nos queda la sal: 165 mg de sodio, frente a 1200 mg el de tetrabrick.

Bolsas de palomitas individuales para el micro

palomitas de maiz

Las que compramos en bolsas individuales para preparar en el microondas cuestan unos 4,70 euros el kilo, mientras que a granel salen por menos de 3 euros.

Y, por supuesto, si las hacemos en casa son mucho más sanas porque ahí controlamos el tipo de maíz y el aceite, además de la cantidad de sal. Lo normal es que nosotros usemos aceite de oliva y las industriales se hagan con aceite de girasol o de palma para ahorrar costes.

Recuerda también que: el maíz es rico en energía [393 calorías por cada 100 gramos, lo equivalente a cuatro cañas de cerveza.

Salsas preparadas

salsa pesto

No solo hablo del kétchup o mayonesa, me refiero a todas las salsas enlatadas tipo carbonara, boloñesa, pesto, cuatro quesos, asiática, picante …

Lo primero es que no se sabe qué aceite se usa para elaborarlas, pero lo peor, de nuevo, es el azúcar.

La salsa pesto estándar que venden en los supermercados tiene unos 3 gramos de azúcar (en los botes de 150 gramos). Además contiene un 43% de aceite de girasol, un 20% de albahaca, un 16% de queso rallado (sin especificar el tipo), un 12% de aceite de oliva (aunque en el envase se destaque en letras grandes), proteínas de leche, almidón de patata, sal, ajo, piñones y varios tipos de conservantes. ¿Y las calorías? La versión industrial, unas 565; y la casera, depende de la cantidad y tipo de aceite, queso y frutos secos.

Patatas congeladas para freír

patatas fritas

Atentos: las patatas fritas congeladas absorben mucho más aceite en la fritura porque suelen ser más delgadas, y eso incrementa la cantidad de grasa y calorías (unas 500 por cada 100 gramos de tubérculo).

En casa se pueden hacer al horno con mucho menos aceite y, por tanto, menos grasa y calorías (unas 200 por cada 100 gramos de patata).

Y otra cosa: Las patatas que se anuncian con aceite vegetal, suelen tener grasa de palma.

Carne picada en bandeja

hamburguesa con patatas

Lo que compras en una bandeja ya lista de carne picada es la que se conoce como ‘burguer meat’ y no es solo carne, tiene también una serie de aditivos. Lo mejor es que le pidas al carnicero que te pique la carne que tú has escogido previamente.

Además, si compras carne picada úsala antes de 48 horas porque es un alimento sumamente perecedero.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>