Especialistas en pisos en alquiler

Estos alimentos procesados SÍ son buenos

legumbres en jarra de cristal

septiembre 28, 2018 • Bienestar, Destacados

No todos los alimentos procesados son el enemigo, hay algunos que hasta pueden ser buenos amigos. Pueden ser hasta mejores que los alimentos naturales ... Toma nota.

La comida enlatada, las conservas, las galletas, las sopas preparadas … son, por norma general, el enemigo, pero hay algunos que hasta pueden ser buenos amigos. ¿Cuáles? Aquí te los cuento.

Hay tres tipos de alimentos procesados:

A.- Los naturales y mínimamente procesados.
B.- Los ingredientes culinarios (aceites o harinas)
C.- Productos comestibles procesados que tienen sustancias que los modifican. Y dentro de estos están los ultraprocesados, que se elaboran con ingredientes industriales y tienen poco (o casi ningún) alimento entero.

Es decir, que no se puede comparar los procesados que simplemente han tenido un tratamiento térmico o congelación o se les ha añadido sal, vinagre o azúcar para mejorar su conservación que los que tienen grasas hidrogenadas, aditivos, edulcorantes, potenciadores de sabor o colorantes …

¿Y cuáles son los buenos? Estos.

Verduras congeladas

verduras congeladas

Las diferencias nutricionales entre las verduras frescas y las congeladas son mínimas así que pueden ser una buena alternativa si no tienes tiempo de comprarlas frescas. Eso sí, debes respetar la cadena de frío.

Incluso hay algunas verduras como el brócoli o las judías verdes que pueden incluso mejorar su cantidad total de vitaminas si se compran congeladas porque han sido recolectadas en el momento óptimo de maduración.

Importante: lee bien el etiquetado porque algunas marcas añaden azúcar para que las verduras no pierdan sabor ni frescura y eso solo aumenta su valor calórico.

Legumbres en tarro de cristal

legumbres en tarro de cristal

Algunas investigaciones indican que comer cuatro raciones semanales de 100 gramos de legumbres reduce hasta en un 14% el riesgo de sufrir una cardiopatía isquémica.

Pero el consumo de legumbres ha caído un 50% entre 1960 y 2016, según los datos de la Fundación Española del Corazón (FEC) y del Estudio Nacional de Nutrición y Alimentación (ENNA-1). ¿Por qué? quizá porque tienen mucha fibra y eso nos provoca gases.

Para evitar las flatulencias lo que tenemos que hacer es usarlas como condimentos en ensaladas y otros platos. Además, si las compramos de bote podremos digerirlas mejor porque su almidón ha sido cocido.

Galletas

Galletas con chocolate

Podemos comer galletas siempre que sean ricas en fibra, bajas en grasa y no tengan azúcares.

Cuando más simples mejor, así que es mejor comprar la galleta por un lado y el chocolate por otro y comerlo luego junto.

Si comes frutos secos, mejor que no sean tostados. Lo mejor es que sean crudos, su aporte de vitamina D y calcio reducen el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Yogur natural

El yogur es un alimento excelente que aporta calcio y vitaminas D y B12. Salvo que seamos intolerantes a la lactosa o tengamos alergía a la proteína de la vaca, lánzate a comer yogur.

El proceso de fermentación sobre la leche para hacer el yogur produce unas bacterias beneficiosas para el organismo y favorece el tracto intestinal y la digestión.

Pescados enlatados

Podemos comprar conservas de pescados pequeños como sardinas, anchoas o caballa. Así nos beneficiaremos de lo bueno del pescado azul pero no comeremos metales pesados (como el mercurio) que tienen los pescados grandes.

Cuando vayas a comprar las latas fíjate en los líquidos de cobertura. Si dice: “en aceite de oliva” significa que todo el líquido es aceite de oliva, pero si dice “con aceite de oliva” significa que el aceite de oliva es un ingrediente secundario y hay también aceite de girasol.

Una opción es buscar las latas que vayan “al natural” o “en escabeche”.

Eso sí, no comas de lata todos los días.

Caldos y gazpachos

Hay que leer bien la etiqueta para comprar caldos que tengan los vegetales y carnes que dicen.

Cuidado con la palabra “casero” porque muchos de ellos tienen almidones y grasas saturadas. Si compras gazpacho o salmorejo cómpralo con aceite de oliva virgen extra y fíjate que la cantidad de tomate sea superior a la miga de pan.

Pizza

Si no puedes hacerla en casa una opción es comprar la base y añadir tú el resto de ingredientes en casa.

Compra una masa que tenga solo los ingredientes básicos: aceite de oliva, harina, agua, sal y levadura. Huye de las grasas saturadas. Podemos, incluso, comprarla con harina integral o de grano entero.

Si compras la pizza ya hecha fíjate en el queso. La etiqueta debe decir qué queso tiene, huye de los que describen el queso como ‘tipo’ porque pueden ser restos de queso con sales fundentes, aromas y colorantes entre otros aditivos.

Share

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>