Especialistas en pisos en alquiler

Cómo regular el uso de la piscina al alquilar piso o casa

niñas en piscina

mayo 30, 2016 • Destacados, Guías Alquiler Pisos

Si alquilas piso o casa con piscina es conveniente regular su uso en el contrato de alquiler. Para tener las cosas claras desde el principio. Aquí te explico cómo.

Tener piscina en casa ya no es un lujo solamente asequible a privilegiados, sin embargo a la hora de alquilar una vivienda con este servicio hay que subrayar que aunque tenga cierta analogía, ambos proporcionan confort, no es lo mismo que el servicio de calefacción.

Hay que subrayar que ni la Ley de Arrendamientos Urbanos, ni la de Propiedad Horizontal se pronuncian de manera clara sobre los derechos del inquilino en el supuesto de que exista la posibilidad de utilizar una piscina comunitaria.

Por lo tanto, si bien puede ser recomendable que el contrato de alquiler contenga estipulaciones sobre la utilización de la calefacción, cuando exista piscina son ineludibles, en bien tanto del casero como del inquilino, esas estipulaciones contractuales.

¿Por qué se hace esta afirmación tan categórica? Vamos a explicarlo.

Ante todo hay que enumerar los distintos supuestos que puede encontrar quien busca una vivienda de alquiler con piscina:

I.- Vivienda unifamiliar con piscina privada.
II.- Piso en edificio de propiedad horizontal con piscina comunitaria.
III.- Vivienda unifamiliar o piso que forma parte de una Mancomunidad de edificios con piscina comunitaria para todos ellos.

piscina privada

Chapter 1. Al alquilar una vivienda unifamiliar con piscina privada

Supuesto I.- Teniendo en cuenta que la utilización y mantenimiento de una piscina requiere un costo, no sólo económico, considerable, en el contrato habrá que consignar con claridad las obligaciones que adquiere el inquilino respecto a esa utilización y mantenimiento.

Y, como se señala en el Decálogo del inquilino, éste deberá comprobar que la instalación se encuentre en perfecto estado de funcionamiento.

piscina comunitaria

Chapter 2. Al alquilar un piso en edificio de propiedad horizontal con piscina comunitaria

Supuesto II.- Partiendo de la premisa anterior, elevado costo de mantenimiento y de que las normas de la Comunidad de propietarios tendrán reglamentado el uso de esa piscina, deberá hacerse constar en el contrato:

a) Si el inquilino adquiere el derecho a utilizar la piscina, y el alcance de ese derecho, por ejemplo prohibición de invitados, uso de gorro, etc.

b) La forma de sufragar esos gastos, es decir, si van incluidos en el alquiler o deberá sufragarlos directamente el inquilino.

c) La temporada y horarios previstos para la utilización de la piscina, eximiendo de responsabilidad al casero en caso de que no se cumplan.

Chapter 3. Al alquilar una vivienda unifamiliar o piso que forma parte de una mancomunidad de edificios con piscina comunitaria para todos ellos

Supuesto III.- Lo habitual en este caso es que la piscina funcione como si fuera un club, con independencia de las viviendas que forman esa mancomunidad, sin embargo para evitar sorpresas, conviene dejar constancia en el contrato de arrendamiento al menos que la utilización de la piscina no forma parte de los derechos del inquilino, salvo que ambos de común acuerdo decidan incluirlo en el alquiler como un “plus” de esa vivienda, en cuyo caso el casero se hará cargo del coste pero le conviene que en el contrato se consignen tanto las normas principales de uso de las instalaciones, como la exención de responsabilidad del casero en el supuesto de que no se cumplan las temporadas y horarios previstos para la apertura de la piscina.

niñas en piscina

Chapter 4. Para evitar problemas como …

Con esta previsión evitaremos problemas tales como:

Supuesto I.- Llega la temporada de verano y la depuradora no funciona. En el contrato estará previsto quien debe asumir la reparación.

Supuesto II.- Se niega la entrada a la piscina al inquilino porque la sigue usando el dueño. Es evidente que en ese caso se debió pactar que el inquilino no adquiere el derecho a usar esa instalación.

Supuestos II y III.- Se prohíbe la entrada al inquilino acompañado de invitado. El inquilino no podrá protestar si en el contrato figura esta prohibición.

Supuesto III.- (También válido para el II.-) Llega junio y aunque hace un calor asfixiante no se abre la piscina. El inquilino no puede protestar, si el contrato se redactó correctamente.

¿Dudas? ¡Pregunta en nuestra Comunidad!

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>