Especialistas en pisos en alquiler

A qué nos comprometemos cuando entregamos una señal en un piso en alquiler

euros

julio 1, 2015 • Destacados, Vivir de alquiler

La entrega de una señal para reservar un piso en alquiler es algo muy frecuente entre inquilinos y caseros, pero ¿a qué obliga a ambas partes? Aquí aclaramos conceptos.

Se puede decir que la petición de arras o señal al futuro comprador o inquilino de un inmueble es algo totalmente habitual, y también es habitual la pretensión de recuperarlas por parte de quien las entregó, cuando por una razón o por otra no puede o no quiere comprar o alquilar.

Por tal motivo es más que conveniente que el documento en que se plasme esa entrega de dinero esté correctamente redactado y además que quien entrega esa señal lo lea atentamente antes de firmarlo y si lo necesita se asesore previamente, ya que puede estar jugándose una cantidad de dinero significativa para él, por mucho que quien reciba ese dinero pueda decir en ocasiones que no hay problema en devolverlo si se echa atrás.

arras alquiler piso

Chapter 1. Conviene recordar las distintas clases de arras que la jurisprudencia ha elaborado.

Chapter 2. Arras confirmatorias

en la que la cantidad entregada es señal de la celebración de un contrato y anticipo o parte del precio.

Chapter 3. Arras penales

como garantía del cumplimiento que se pierden si el contrato se incumple, pero que no permiten desligarse del mismo.

Chapter 4. Arras penitenciales

que son las únicas que permiten resolver o desistir del contrato, perdiéndolas o devolviéndolas duplicadas.

El Tribunal Supremo en sentencia de de 29/06/2009 tiene declarado que las arras penales no permiten desistir del contrato, cuando afirma que “encaja también en las de carácter penal, las cuales, a diferencia de las penitenciales, se pactan como simple garantía del cumplimiento del contrato mediante su pérdida o devolución doblada, pero no al objeto de que las partes puedan desistir lícitamente del contrato con tal proceder”.

Así mismo en STS 25/02/2013 señala que para considerar la existencia de arras penitenciales es necesario que la voluntad de las partes aparezca clara y exprese la intención de los contratantes de otorgar la posibilidad de desligarse de la convención cumpliendo con la obligación establecida en estas arras, el empleo de la palabra señal no expresa necesariamente la facultad de separarse del contrato.

De todo ello se desprende que si entregamos una cantidad en concepto de señal o arras para la compra o el alquiler de una vivienda, y ese contrato de arras es correcto, si luego decidimos no comprar o no alquilar no solo no vamos a poder pedir la devolución de la cantidad entregada, incluso nos exponemos a que además nos exijan el cumplimiento de lo acordado.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>