Especialistas en pisos en alquiler

Cómo ahorrar en la factura del agua

Ahorrar Agua

febrero 20, 2014 • Noticias inmobiliarias, Vivir de alquiler

La ONU dice que podemos vivir consumiendo 40 litros de agua por persona y día. Pero en España nos pasamos, estamos a una media de 149 litros por persona y día. ¿Cómo podemos reducir ese exceso de consumo? Así.

En España consumimos una media de 149 litros diarios de agua por persona según el Instituto Nacional de Estadística. Mucho más que el mínimo vital fijado por la ONU: 40 litros por persona al día. Aunque algunas empresas suministradoras argumenten que lo que consumimos hoy en día es lo que nos garantiza unas condiciones de vida dignas, siempre podemos gastar menos y así ahorrar en nuestra factura del agua. Y más teniendo en cuenta los últimos datos de la Asociación Española de Operadores Públicos de Abastecimiento y Saneamiento (Aeopas): medio millón de familias tienen dificultades para pagar su consumo de agua y de éstas, unas 300.000 sufren el corte del servicio.

Consejos para ahorrar agua


Como práctica fundamental, hay que poner los medios para evitar las fugas:

- Test de fugas: Existen equipos de detección de fugas, que se colocan en la entrada del agua a la vivienda y cortan el paso en cuanto comprueban que hay un consumo anómalo; de este modo, no sólo se ahorra sino que se evitan inundaciones, pero el inconveniente es que estos equipos tienen un coste económico alto.

Pero tú mismo puedes hacer tu propio test de fugas: cierra todos los grifos de la casa y las tomas de agua de aparatos domésticos –aspersores, inodoros, lavadoras, etc.- y apunta el número que marca el contador; espera un cuarto de hora y si el número del contador ha cambiado, casi seguro que tienes una fuga. Ahora tienes que localizarla.

- Grifos: una costumbre sencilla que evita que se encarezca la factura es comprobar que los grifos no goteen: un solo grifo goteando gasta unos 30 litros al día.

- Inodoros: también suele ocurrir que los inodoros pierdan agua y no te hayas dado cuenta. Los escapes grandes se detectan normalmente por el ruido que hacen, pero los pequeños son más difíciles de identificar: coloca colorante alimentario en la cisterna, aguarda 15 minutos y mira si hay restos en la taza.

Una vez comprobado que no hay fugas, puedes tomar medidas para reducir el consumo de agua que haces a diario:

En la cocina


- Lava los vegetales en un recipiente y reutiliza el agua para regar.

- Descongelar alimentos bajo el chorro gasta mucho agua y les hace perder nutrientes.

- Carga completamente el lavavajillas porque, de este modo, se gasta menos agua que un lavado a mano.

- Pero si friegas a mano, llena una pila para enjabonar y otra para aclarar (se ahorran unos 115 litros).

- Recoge el agua que corre mientras esperas que llegue el agua caliente ya que la puedes utilizarla para el inodoro, regar, limpiar…

- Cambios tecnológicos: aireadores que se colocan en los caños para incorporar aire al chorro, reduciendo el consumo entre un 40% y un 50%; reductores de caudal instalados en las tuberías que bajan el caudal del grifo de 15 a 8 litros/minuto; los grifos monomando evitan el goteo y permiten mezclar agua fría y caliente sin desperdiciar.

En el baño


- El inodoro no es un cubo de la basura. Cada vez que tiras de la cadena gastas entre 6 y 10 litros.

- Cierra el grifo al lavarte los dientes y afeitarte.

- La ducha no siempre ahorra agua, depende del tiempo que se emplee. Además, hay que regular la presión y cerrar el chorro mientras te enjabonas.

- Cambios tecnológicos: cisternas con interruptor de descarga; grifos monomando; grifos termostáticos, que lleva un selector de caudal y uno de temperatura para no gastar agua hasta que se alcanzan los grados deseados; reductores de caudal.

En el jardín


- Priorizar las plantas autóctonas que pueden vivir con la lluvia.

- Plantar especies que necesiten poca agua.

- El césped necesita mucha agua. Déjalo crecer hasta los 5/6 cm., que es cuando menos riego requiere.

- Limpiar las partes construidas con escoba no con manguera.

- Regar al anochecer para evitar la evaporación.

- Regar pocas veces, pero abundantes. Las plantas desarrollan mejor sus raíces y se hacen más resistentes a las sequías.

- No regar en días de viento y proteger las plantas del viento porque las reseca.

- El método por manguera es el que menos ahorra.

- El sistema de aspersores no es muy recomendable ya que desperdicia mucha agua. Hay que ajustar el giro para no mojar zonas que no lo necesitan.

- El riego por exudación es el método que supone mayor ahorro: tuberías de material poroso que sudan el agua; requiere mantenimiento ya que la cal y las algas pueden atascar los poros y su instalación supone un coste alto.

- El riego por goteo es también muy eficiente ya que mantiene un nivel de humedad constante, sin encharcamiento.

- En un sistema de riego automático puede incorporarse sensores de lluvia y humedad.

Unas 300.000 familias sufren cortes en el suministro de agua por impago


Todas estas medidas pueden ayudar a hacer frente a las facturas del agua en estos tiempos de crisis económica. El Instituto Nacional de Estadística calcula que el 9,2% de los hogares sufría el pasado año retrasos en el pago de recibos (agua, hipoteca, alquiler, gas, electricidad, comunidad u otros) relacionados con la vivienda principal, 0,8 puntos más que el año anterior. Hace seis años la tasa era de un 6%.

Las dificultades para pagar el consumo del agua afecta a medio millón de familias al año, de las cuales, unas 300.000 sufren el corte del servicio, según los datos proporcionados por la Asociación Española de Operadores Públicos de Abastecimiento y Saneamiento (Aeopas). “Cada día crece el número de personas que se quedan sin un suministro que es fundamental en la vida de cualquier ciudadano y no se puede cortar. La única forma de garantizar un mínimo vital a la población es mediante la gestión del agua desde un modelo público solidario”, asegura Luis Babiano, gerente de Aeopas.

Para atender estas situaciones algunas empresas y municipios crean fondos sociales. Sin embargo, esta medida sólo palía temporalmente el problema, pero no lo afronta, “el acceso al agua es un derecho relacionado directamente con la dignidad de las personas, algo incompatible con la consideración del suministro como mercancía y de los usuarios como clientes. Son personas y el acceso al agua está vinculado a esta consideración”, afirma la jurista e investigadora María Giménez.

En este sentido, el Parlamento Europeo ha comenzado a estudiar una propuesta, avalada por 1,8 millones de firmas, para que la UE fije como derecho el acceso a un mínimo vital de agua potable. En Europa un millón de personas no tienen acceso al agua potable y ocho millones carecen del servicio de saneamiento.

Más información
Venta de pisos:
Guía para ahorrar energía y agua en casa,
El País: Los cortes de agua por impago se disparan con la crisis

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>