Especialistas en pisos en alquiler

De viviendas de alquiler y antenas de televisión

Familia viendo TV en piso de alquiler

diciembre 9, 2014 • La Comunidad

La televisión parece haberse convertido en las últimas décadas en un miembro más de las familias. Más allá de debatir lo mucho o poco saludable de este hábito, expondremos algunos casos encontrados en la Comunidad sobre inquilinos y antenas de televisión.

La obligación de instalar una antena de televisión

En un principio en cualquier vivienda de alquiler debería haber, por una mera cuestión de usos y costumbres, una antena de televisión instalada. Pero no hay nada descrito en la Ley de Arrendamientos Urbanos sobre quién es responsable de costear dicha instalación. En nuestra Comunidad se planteó el caso de un inquilino que al entrar a la vivienda vio que la instalación estaba hecha, pero que la antena en sí se la había llevado el anterior inquilino. En este caso lo mejor es que el inquilino intente negociar con el casero para dividir el gasto de la compra de una antena de televisión. Si el casero accede, probablemente una de las condiciones será que al finalizar el contrato el inquilino tendrá que dejar la antena en la vivienda.

 

Quién instala la antena de televisión

 

La obligación de reparar una antena de televisión

Otro caso expuesto en la Comunidad hace referencia a un inquilino que, al entrar en la vivienda encontró varias cosas que no funcionan, entre ellas la antena de la televisión. Aquí nuestros expertos señalan, por un lado, que cuando se firma un contrato, se aceptan las condiciones en las que está la vivienda en el momento de la firma del mismo. Supuestamente el inquilino ha visitado el piso, ha podido comprobar qué funciona y qué no, y si hay algún desperfecto tiene que comunicarlo con anterioridad para que antes de la firma esté todo arreglado, o bien se pacte por contrato quién va a hacerse cargo de las reparaciones necesarios. En cambio, si el inquilino solo “descubre” dichos desperfectos o averías una vez ha entrado en el piso a vivir, previa firma de contrato, es muy difícil poder reclamar ninguna reparación. Por otro lado, y a modo de solución, nuestros expertos indican que lo más adecuado es calcular a cuánto ascienden las reparaciones/sustituciones, y asumir la cantidad si ésta es razonable. Si no lo es, solo queda hacer una reclamación fehaciente de todas las deficiencias. 

A este respecto también cabe señalar que si la antena se estropea una vez el inquilino entra a vivir en el inmueble, debería asumir sin duda el coste de la reparación, y dejar la antena en perfecto estado y funcionamiento en el momento de dejar la vivienda por rescisión o fin de contrato.

 

Quién repara la antena de televisión

 

Queremos también señalar un caso curioso expuesto en la Comunidad. Se trata de un inquilino al que, una vez abandonada la vivienda, el casero le reclama el importe de la reparación o sustitución de la antena de televisión porque dice que no funciona. Si el inquilino puede demostrar que en documento de entrega de llaves no figura dicho desperfecto, no tendrá que preocuparse por la reclamación del casero.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>