Especialistas en pisos en alquiler

Deshojando la margarita del agente inmobiliario

margarita

abril 17, 2012 • Vivir de alquiler

Pedro Hernández del OlmoCon relativa frecuencia se suscitan en La Comunidad enconadas polémicas acerca de la conveniencia o no de utilizar los servicios de inmobiliarias o agentes a la hora de vender o alquilar un piso.

Desde la experiencia personal y profesional y con la objetividad de no ser arrendador ni arrendatario ni tener previsto comprar o vender un inmueble puedo hacer las siguientes consideraciones.

A.- Nadie sostiene ya aquello de que ‘el buen paño en el arca se vende’, para vender o alquilar un piso es necesario que los interesados lo conozcan con el mayor detalle posible, portales como éste facilitan que, con la mayor comodidad el futuro inquilino o comprador, pueda ‘hacer una visita virtual’ por el inmueble, sin embargo la visita efectiva al mismo es inexcusable, antes de decidir comprar o alquilar.

De acompañar en esa visita puede encargarse el dueño pero lo normal es que sea necesario repetirla con distintas personas en múltiples ocasiones, antes de encontrar el inquilino ideal, y no todo el mundo tiene la disponibilidad de tiempo suficiente.

Para realizar esta labor no es necesaria una especial formación técnica o académica, basta con un mínimo de ‘vis comercial’. Lo que es evidente que quien preste ese servicio debe percibir una remuneración. Ahí estriba el problema, ignoro el porcentaje entre visitas inútiles y fructíferas, lo que quizá no sea justo es el sistema actual, el que alquila el piso paga por unas y otras. Ahora que está en el candelero el ‘copago’ sanitario pudiera arbitrarse una ‘tasa fija’ por visita, con independencia del resultado de la misma.

B.- La labor más cualificada y significativa que, a mi juicio, realizan los APIs y Agencias es la determinación del precio en los alquileres y ventas, en este cometido son insustituibles, me estoy refiriendo desde luego a los auténticos profesionales del sector, cuyo criterio de valoración es incluso más recomendable que el de empresas de tasación o arquitectos, me explico: Las tasadoras y arquitectos habitualmente utilizan criterios valorativos objetivos y técnicos absolutamente respetables, pero si se quiere vender o alquilar un piso quien verdaderamente conoce la cifra que el mercado va a aceptar es el que la está manejando a diario, por lo tanto la opción es sencilla, unido a que el costo es menor.

C.- Hay un tercer aspecto que precisamente es el que con mayor insistencia utilizan estos profesionales para defender su trabajo: La labor de asistencia y asesoramiento.

Sin poner en duda que existen empresas de intermediación inmobiliaria que integran en su organización abogados con la cualificación necesaria para realizar esa labor también es cierto que la experiencia permite afirmar que en muchos casos ese asesoramiento se limita a un ‘copiar y pegar’ modelos de contratos y documentos que ni siquiera ha entendido quien lo pone a la firma de las partes.

También conviene recordar que los contratos de arrendamiento, ateniéndose rigurosamente a la LAU, permiten redactar clausulas en beneficio exclusivo de una de las partes, con lo cual se produce el contrasentido de que el inquilino suele pagar por un servicio, redacción del contrato, redactado en beneficio del arrendador.

Aún a riesgo de ser acusado de ‘barrer para casa’ considero que para esta labor siempre debe pedirse una segunda opinión profesional, que hoy es posible obtener con una llamada a un abogado de los que tienen/tenemos para ello un teléfono 807, mediante una pequeña cantidad se podrá facilitar al letrado los pormenores de la situación, que le permitan aconsejarle más atinadamente sobre lo que le conviene hacer.

Pedro Hernández, abogado
Blog: http://www.pedrohernandezabogado.com/
Consultas legales: 807 520 008 (1,18 €/min. desde fijo; 1,53 €/min. desde móvil)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>