Especialistas en pisos en alquiler

Un alquiler compartido, sus problemas y soluciones

junio 2, 2011 • Guías Alquiler Pisos

Pedro Hernández del OlmoSe trata de examinar aquellos supuestos en los que en un arrendamiento urbano la parte arrendataria está constituida, de hecho o de derecho, por varias personas que no tienen entre sí vínculos familiares ni societarios.

En primer término hay que matizar que vamos a analizar el supuesto en que ese “colectivo de inquilinos” no va a ser el mismo durante todo la duración del contrato sino que va a experimentar permutas en su composición.

Conviene también señalar que, si no se dice lo contrario, la responsabilidad de cada uno de los componentes del grupo arrendatario será mancomunada es decir pro-indiviso y por partes iguales.

Sin embargo en este caso, movilidad de inquilinos, parece conveniente optar formalmente es decir consignándolo en el contrato, por una responsabilidad solidaria en la que cada uno de los inquilinos responde frente al arrendador por la totalidad de las obligaciones pactadas.
jovenes
Esta opción por un lado permite que durante la vigencia del contrato pueda haber sustituciones en el grupo de inquilinos que sería más complicada en un sistema mancomunado.

Además es aconsejable para el arrendador que ve incrementada su garantía de cobro e incluso para los inquilinos ya que ninguno podrá marcharse unilateralmente puesto que se mantendría su responsabilidad solidaria frente al casero.

Dicho esto, es evidente que resulta indispensable que el contrato tenga prevista con claridad y simplicidad la sustitución de los inquilinos a lo largo de la vigencia del alquiler.

Estas sustituciones deberían plasmarse mediante una previsión contractual de anexos al contrato firmados por el arrendador y por los inquilinos saliente y entrante, donde se hiciera constar que uno (el saliente) queda exonerado de toda responsabilidad dimanante del arrendamiento y otro (el entrante) asume esa responsabilidad solidaria subrogándose en los derechos y obligaciones.

Considero que debiera quedar expresamente prohibida en el contrato tanto la baja de un inquilino sin ser sustituido como la incorporación de otro aumentando el número de inquilinos. En el primer caso porque mediante un acuerdo a dos bandas el casero podría autorizar la salida de un arrendatario imponiendo una carga más onerosa a los que continúan y en el segundo supuesto porque podría suponer un empeoramiento del estándar de vida de los inquilinos.

Pedro Hernández, abogado
Blog: http://pedrohernandezabogado.blogspot.com/
Consultas legales: 807 520 008 (1,18 €/min. desde fijo; 1,53 €/min. desde móvil)

Tags:

One Response to Un alquiler compartido, sus problemas y soluciones

  1. PILAR dice:

    Como se actuaria en este caso.
    Quiero poner a tres personas como titulares del contrato de arrendamiento pero una de ellas es la que asumiría la responsabilidad en el caso de impagos. ¿Qué tipo de responsabilidad tendría? ¿Cómo lo redacto? Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>