Especialistas en pisos en alquiler

¿Se tiene que declarar lo que se gana alquilando pisos?

marzo 22, 2010 • Alquiler y Hacienda

¿Hay que declarar los alquileres percibidos? Con la Ley en la mano la respuesta es incuestionable: .

Según prescribe la Ley General Tributaria se entenderá que existe ocultación de datos a la Administración tributaria cuando no se presenten declaraciones o se presenten declaraciones en las que se incluyan hechos u operaciones inexistentes o con importes falsos, o en las que se omitan total o parcialmente operaciones, ingresos, rentas, productos, bienes o cualquier otro dato que incida en la determinación de la deuda tributaria, y además hay que en cuenta que constituye infracción tributaria dejar de ingresar dentro del plazo establecido en la normativa de cada tributo la totalidad o parte de la deuda tributaria que debiera resultar de la correcta autoliquidación del tributo.

Pero además de estas circunstancias existen otras que deben disuadir al contribuyente arrendador de omitir el deber de incluir en su declaración de IRPF el importe de los alquileres que haya percibido; podemos desgranar unos ejemplos ilustrativos:

1.- Si se trata del alquiler de un local que su arrendatario utiliza para desarrollar cualquier tipo de actividad de negocio o profesional la omisión de su declaración es una temeridad para el propietario ya que sin duda la AEAT va a tener conocimiento directo de ese arriendo que constituye un gasto deducible para el que paga los alquileres. A todo ello hay que sumar que al tratarse de un arrendamiento sujeto a IVA puede preverse una liquidación de este impuesto cuando ya no va a poder repercutirse al obligado a su pago.

2.- Alquiler de vivienda: Mirándolo desde el punto de vista del casero, debe tener en cuenta la reducción que existe de hasta el 100% de los alquileres. Trato fiscal tan favorable no existe en ningún otro tipo de rentas o ingresos, pero que no exime de la obligación de declarar. Además de este factor que podemos llamar positivo existen otros que son o deben ser disuasorios:

a). La circunstancia de que el inquilino está obligado a manifestar ese dato en su declaración de IRPF, así como la referencia catastral del inmueble.

b) Las posibilidades que la normativa ofrece al inquilino de deducir en su declaración de IRPF.

c) Las ayudas y subvenciones que se conceden al inquilino en determinados supuestos.

3.- Arrendamientos vacacionales, de garaje, ocasionales o análogos. En estos casos y desde un punto de vista poco riguroso pudiera decirse que el riesgo de ser detectado es mínimo, sin embargo hay que tener en cuenta los factores que contradicen ese criterio:

a) Si los pagos se hacen a través de entidad bancaria, la constancia de los mismos y su regularidad supondrán que, en caso de inspección, exista una gran dificultad para explicar a la AEAT la razón por la que no aparecen en la declaración fiscal en la que debieron aparecer.

b) Si se recibe el importe a metálico y se expiden recibos conforme ordena la Ley 29/1994 de Arrendamientos Urbanos, dichos documentos pueden provocar por si solos esa inspección que determinará una liquidación con intereses y sanción por ocultación, como en el caso anterior.

En estos supuesto hay que añadir que se trata de arriendos sujetos a IVA con lo que puede suceder, como ha quedado dicho, que en esa inspección además de la liquidación de IRPF, se produzca otra de IVA, con sus correspondientes intereses y sanción.

En al ámbito de las cuestiones que estamos tratando conviene tener en cuenta que a efectos de la reducción correspondiente se consideran rendimientos del capital inmobiliario, y por tanto de obligada declaración, aunque obtenidos de forma notoriamente irregular en el tiempo, exclusivamente, los siguientes, cuando se imputen en un único período impositivo:

a) Importes obtenidos por el traspaso o la cesión del contrato de arrendamiento de locales de negocio

b) Indemnizaciones percibidas del arrendatario, subarrendatario o cesionario por daños o desperfectos en el inmueble.

Para terminar podemos considerar un tema de terrible actualidad ¿Hay obligación a declarar en el caso de que el inquilino o arrendatario no pague el alquiler? La respuesta ha de ser , si bien los alquileres que se consideren saldos de dudoso cobro, siempre que esté debidamente justificado, son gastos deducible.

Se entenderá cumplido este requisito:

1. Cuando el deudor se halle en situación de concurso

2. Cuando entre el momento de la primera gestión de cobro realizada por el contribuyente y el de la finalización del período impositivo hubiesen transcurrido más de seis meses, y no se hubiese producido una renovación de crédito.

Pedro Hernández, abogado
Blog: http://pedrohernandezabogado.blogspot.com/
Consultas legales: 807 520 008 (1,16 €/min. desde fijo; 1,55 €/min. desde móvil)

One Response to ¿Se tiene que declarar lo que se gana alquilando pisos?

  1. Florentina dice:

    Con vistas a la próxima declaración de la renta pregunte en la delegacion cómo debo declarar el alquiler de una vivienda que venía siendo mi vivienda habitual desde hace más de doce años,pero por motivos personales cedí en alquiler para alquilarme otra de más prestaciones .Me respondieron que si el inquilino era un joven menor de 35 años la declaraba pero me lo descontaban a seguir.En caso de ser mayor de 35 años declaraba el 50% del alquiler y podía deducir los gastos ocasionados ,comunidad agua y luz que corren por mi cuenta así como las derramas que vengo abonando desde hace un año

    La duda que me surge es la siguiente: Cómo puedo justificar el alquiler que yo tengo que pagar ? se conmutaran el uno por el otro o puedo deducirlo? Tengo reconocida una invalidez de 66%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>