Especialistas en pisos en alquiler

Sin pagar alquiler durante 43 años

Playa de la Barceloneta en Barcelona

noviembre 14, 2017 • Destacados, Noticias inmobiliarias

El casero de un edificio de la Barceloneta (Barcelona) muere y sus familiares renuncian a la herencia. Los inquilinos optan por seguir en las viviendas haciéndose cargo del IBI y reparaciones. Pasan así 43 años hasta que ...

En 1973 muere el propietario de un edificio de pisos en alquiler de la Barceloneta (Barcelona) y sus familiares más próximos renuncian a la herencia. Los inquilinos no saben qué hacer. Preguntan en el ayuntamiento, en la cámara de propiedad hasta que alguien les dice que si pagan el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) no tendrán problemas. Y es lo que hacen. Pagan los impuestos, hacen reparaciones, instalan gas natural … hasta que el año pasado aparecieron dos supuestos herederos.

En junio los 12 inquilinos reciben una comunicación de una nueva propiedad que les insta a reconocerles como propietarios y les pide que abandonen las viviendas. Los vecinos han comenzado a presentar demandas para reclamar la titularidad de los pisos.

Han presentado las demandas en los juzgados civiles para que se declare la usucapión contra los titulares registrales. Es una figura que otorga el derecho a disfrutar de un bien si se puede acreditar que durante más de 30 años se ha actuado a título de propietario con la posesión pacífica, pública e ininterrumpida del inmueble.

Lo explica a El País, Montse Serrano, abogada del Col·lectiu Ronda, que ya ha interpuesto dos demandas que han sido admitidas a trámite. Otros vecinos están reuniendo documentación para acreditar los años que llevan en sus pisos.

Angustia, stress y pérdida de peso

Los inquilinos están viviendo esta situación con “angustia”, “stress”, “perdiendo kilos y con una arritmia”. La vecina más antigua del edificio es Antonia: “Nací en 1943 en la habitación en la que duermo y ahora me quieren echar”, lamenta.

Antonia recuerda con claridad cuando iba a la calle de Caspe a pagar al dueño, “el señor Joan Maynou Catarineu”. “Durante más de 40 años, los vecinos hemos actuado como propietarios. Hemos reformado zonas comunes y los pisos … aquí no había ni baños, había una comuna en la cocina”, añade en el salón de su pequeño quart de casa acompañada de Dolors, la presidenta de la escalera, e Isabel, que ejerce de portavoz de los vecinos. “Si no fuera por nosotros, esta finca estaría en ruina”.

En el edificio todos se conocen y, tras la muerte del dueño, a medida que los titulares de los alquileres morían, los pisos pasaban a manos de familiares y conocidos, pero sin pasar por el registro. Los vecinos que menos tiempo llevan ya suman una década en la finca.

“Tenemos hasta libro de la comunidad, con todo apuntado, lo que ingresamos cada mes, las obras que hemos hecho …” Hablan de “empresas de cazadores de herencias, que buscan parientes de gente que murió sin herederos para recuperar edificios”. “Este es oro”, convienen, vistos los elevados precios de la zona.

Share

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>