Especialistas en pisos en alquiler

Consejos para ahorrar luz en casa

bombilla - luz en piso en alquiler

noviembre 13, 2017 • Destacados, En casa

Con los últimos subidones en el recibo de la luz (12% en lo que va de año), somos muchos los que ya estamos tomando medidas para reducir nuestro consumo. ¿Cuáles? Aquí abajo tienes unas ideas.

La luz ha subido un 12% en lo que va de año y, aunque el Gobierno asegura que va a tomar medidas para impedir que se dispare su factura, es muy importante echar un vistazo a nuestro consumo y ver cómo podemos gastar menos. ¿Necesitas un cable? Ahí van una serie de consejos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).

Iluminación

bombillas con ideas

Hay que prestar especial atención a la luz que tenemos en casa porque supone una quinta parte de nuestro consumo eléctrico. Por eso hay que ver qué necesidades de luz tiene cada una de nuestras habitaciones porque no necesitamos la misma cantidad de luz en un dormitorio que en el comedor o baño o cocina …

infografia_iluminacion

Hay distintos tipos de lámparas o bombillas para cada caso.

Bombillas incandescentes: su eficacia luminosa se encuentra entre 12 lm/W y los 20 lm/W. Hay dos tipos:

Lámparas incandescentes: las de mayor consumo eléctrico, más baratas y las de menor duración (1.000 horas). En iluminación, sólo utilizan un 5% de la energía eléctrica que consumen.

Lámparas halógenas: tienen mayor duración y una calidad especial en su luz. Algunas de ellas necesitan transformadores.

Lámparas fluorescentes: su eficacia luminosa oscila entre los 40 lm/W y los 100 lm/W. Existen dos tipos:

Tubos fluorescentes: su eficacia luminosa es mayor que en los incandescentes. Son más caros que las bombillas pero consumen un 80% menos de electricidad que las incandescentes para la misma emisión luminosa y tienen una duración entre 8 y 10 veces superior.

Los tubos trifósforo o multifósforo proporcionan entre un 15% y un 20% más de iluminación que los estándar para un mismo consumo eléctrico.

Lámpara de bajo consumo: son más caras que las bombillas convencionales pero se amortizan mucho antes de que termine su vida útil (entre 8.000 y 10.000 horas).

Duran 8 veces más que las bombillas convencionales y proporcionan la misma luz, consumiendo un 20% – 25% de la electricidad que necesitan las incandescentes. Su uso es muy recomendable.

Leds: LED significa diodo emisor de luz, utilizados inicialmente para señalización luminosa. El LED para iluminación debe ser de luz blanca y tiene una eficiencia energética de unos 50 lm/W, mejor que la incandescencia, pero aún lejos de las lámparas de descarga, aunque se puede llegar a 150lm/W.

Comparadas con las de bajo consumo, considerando calidad/precio, resultan más convenientes las de bajo consumo para el uso en el hogar.

Además, si mantienes las lámparas y pantallas limpias aumentarás su luminosidad sin aumentar su potencia y si tienes colores claros en paredes y techos aprovecharás mejor la iluminación natural. Pero, sobre todo, no dejes luces encendidas en las habitaciones donde no hay nadie.

Nevera

nevera

Es el electrodoméstico que más luz consume en casa porque siempre está enchufado.

Al tener un uso continuo (se desconecta en muy pocas ocasiones) tiene un consumo muy apreciable, aunque su potencia no sea muy grande (200W frente a los 2000W de un secador).

Su ubicación es muy importante, debe de permitir la circulación de aire por la parte trasera del frigorífico y estar alejado de focos de calor o de la luz solar directa.

La formación de hielo y/o escarcha actúa como aislante, y no deja enfriar, consumiendo energía inútilmente. Los modelos no-frost, evitan tener que encargarse de este problema.

Consejos:

> No compres un equipo más grande del que necesitas, y mira siempre el etiquetado energético más eficiente para ti.
> No introduzcas alimentos calientes en la nevera. Si los dejas enfriar fuera ahorrarás energía.
> Limpia, al menos una vez al año, la parte trasera del aparato.

Televisión

TV

La tele es, después de la nevera, el equipo de mayor consumo de luz.

Según sea la pantalla, la que menos energía consume es la de LED, después la de LCD (cristal líquido) y por último, la de plasma. En realidad, la tecnología de monitor de TV que más consume es la de tubo de rayos catódicos, todavía más abundante, pero con tendencia a desaparecer.

Una forma de ahorrar luz en la tele es no dejarla nunca en stand by. Conecta todos los equipos asociados a la tele (tele, dvd, tdt, router …) en un ‘ladrón’ o base de conexión múltiple. Así será más sencillo apagarlo y ahorrarás más de 40 euros al año.

Lavadora

lavadora

Normalmente en un hogar se ponen de 3 a 5 lavadoras a la semana. Es el tercer electrodoméstico que más energía consume en un hogar.

infografia_lavadora

Entre el 80% y el 85% del consumo energético que produce, proviene del calentamiento de agua durante el lavado. Busca siempre el programa ‘eco’ y, si se ajusta a tus necesidades, úsalo. Es importante que leas las instrucciones de tu lavadora porque te dará mucha información sobre cómo usarla de forma más eficiente y ahorrar luz.

Por regla general:

• En el lavado, aplica programas de baja temperatura, consumen menos al reducir la energía utilizada en el calentamiento del agua.

Valora la alternativa de las lavadoras termoeficientes: reducen el tiempo de calentamiento del agua, lo que supone un 25% menos de tiempo en el lavado, lo que a su vez se traduce en un ahorro de energía. Esto es interesante especialmente si se dispone de energía solar térmica para el agua caliente.

Secadora

secadora

La secadora es uno de los electrodomésticos que más energía consume, por eso, es recomendable usarlo sólo en situaciones puntuales. Siempre que puedes tiende tu ropa en el exterior y que ser seque al sol.

Si tienes que usar la secadora puedes ahorrar energía centrifugando tu ropa antes de meterla en la secadora y, recuerda, nunca seques ropa de algodón y ropa pesada en las mismas cargas que la ropa ligera.

La mejora de la eficacia energética en una secadora se produce en el modo de eliminar la humedad o en la reutilización del calor. Siempre influirá el tipo de secado y el control electrónico del proceso.

El secado puede ser por:

• Extracción: el aire caliente se expulsa al exterior para eliminar la humedad y seguir secando. (Ineficiente).

• Condensación: el aire caliente de secado circula por un circuito de condensación que elimina el agua. (Eficiente).
El control puede ser por:

• Sensor de humedad: Un sistema inteligente que detiene el proceso a la humedad deseada por el usuario. (Eficiente).

• Temporizador: El proceso se detiene cuando acaba el tiempo previsto de programación. (Ineficiente).

También puedes valorar comprar un modelo de secadora que consuma menos: las de tecnología de bomba de calor, la versión a gas y las que incluyen ciclos de enfriamiento progresivo son las más eficientes.

Electrodomésticos pequeños

tostadora

Por lo general los pequeños electrodomésticos que realizan acciones mecánicas como batir o trocear, tienen potencias bajas.
Sin embargo, los que producen calor (plancha, tostadora, etc.) tienen potencias mayores y dan lugar a consumos importantes.

infografia_peque_electrodomestico

Hay que optimizar el uso de estos aparatos eléctricos, por ejemplo, si tu tostadora es de dos ranuras ponla siempre con dos tostadas o plancha solo cuando tengas grandes cantidades de ropa.

Aunque, también el uso de aparatos eléctricos puede también ahorrar energía, por ejemplo, usar una maquinilla eléctrica para afeitarse puede suponer menos gasto de energía que un afeitado natural, todo depende del tiempo que se mantenga el grifo del agua abierto.

Microondas

microondas

Casi las 3/4 partes de los hogares españoles cuentan con un horno microondas, que no dispone de etiqueta energética.

Lo más interesante es la versatilidad de sus funciones: descongelación, calentamiento, cocción… Utilizar un horno microondas en lugar de otro convencional supone un ahorro de un 60% de energía, aparte del tiempo que se gana; son más rápidos.

Lo que se produce dentro de un horno de microondas es un simple proceso de calentamiento rápido provocado por ondas electromagnéticas de alta frecuencia, similares a las de radio. No existen efectos residuales de este calentamiento en el alimento, aparte del calor pero hay que tener cuidado con los materiales que se utilizan como envases.

Es importante que no se sequen los alimentos en su interior y, en ocasiones, conviene introducir un pequeño recipiente con agua. Lee las instrucciones de tu microondas antes de usarlo para sacarle el máximo partido.

Campana extractora

campana extractora en cocina

La incidencia de este electrodoméstico en el hogar lo hace prácticamente imprescindible desde hace algunos años, si bien su consumo energético no es representativo por utilizarse sólo al cocinar.

Los aspectos energéticos que se cuidan en este electrodoméstico son la eficiencia en extracción/succión de aire y alta eficiencia en iluminación.

Mantener los filtros en buen estado de limpieza hace que la campana sea más eficiente. Es importante seleccionar el nivel de extracción.

Horno

horno

El horno es un gran consumidor de energía al generar calor a altas temperaturas en un periodo muy breve de tiempo. Su consumo en el hogar no es de los mayores ya que se utiliza con menos frecuencia que otros electrodomésticos.

No abras el horno innecesariamente para revisar la comida porque cada vez que lo haces se pierde un mínimo del 20% de la energía acumulada. También puedes apagar el horno antes de finalizar la cocción porque el calor residual será suficiente para acabar el proceso.

No es necesario precalentar el horno para cocciones superiores a una hora. Los hornos con ‘circulación forzada’ reducen su tiempo de cocción, al menos en un 15%.

Según la fuente de energía se distinguen dos tipos de horno:

• Horno a Gas: menos frecuente en los hogares,

• Horno Eléctrico: son más frecuentes en los hogares españoles, y cuentan con algunas mayores prestaciones en cuantoa limpieza, por inercia térmica que el de gas, por lo que en general se desaprovecha parte de la energía aportada.

Disponen de etiquetado de energético que facilita conocer que aparatos son más eficientes.

Lavavajillas

lavavajillas

En muchas ocasiones el uso de este electrodoméstico es más económico (en agua y energía) que el lavado tradicional a mano, siempre y cuando se utilice cuando esté lleno.

El 90% de su consumo energético se produce durante el calentamiento del agua. No obstante, las mejoras tecnológicas han permitido nuevos modelos que reducen el consumo de energía, gracias a los programas económicos y opciones donde se permite seleccionar la temperatura del agua.

infografia_lavavajillas

El lavavajillas lava utilizando tan poca cantidad de agua (10-14 litros/ciclo) que no es necesario que sea termoeficiente.

Un buen mantenimiento mejora el rendimiento energético. Limpia el filtro y revisa los niveles de abrillantador y sal. No es necesario aclarar la vajilla antes de meterla en el lavaplatos, sólo retirar los restos sólidos, pero si la aclaras, utiliza agua fría.

Ordenador, impresora …

ordenador en piso en alquiler

Para los equipos ofimáticos: ordenador de mesa, pantalla, ordenador portátil, impresora, escáner, etc., se aplica el sistema voluntario de etiquetado de eficiencia energética, EcoLabel, que garantiza que el equipo es eficiente energéticamente, siempre y cuando se configure o se programe para ahorrar energía, así como el Energy Star. La etiqueta Energy Star no es sólo europea, si no que se aplica en todo el mundo.

Los ordenadores portátiles consumen mucho menos que los de mesa, ya que en su diseño influye el consumo energético pues es determinante la duración de la batería, que debe durar al menos unas dos horas, y por lo tanto, los dispositivos que incluyen son los más eficientes: pantallas de LCD, adaptadores y discos duros y UCP que incluyen funciones de gestión del consumo.

El salvapantallas que menos energía consume es el de color negro.

Las pantallas de los ordenadores es el elemento que más energía consume, siendo recomendable el uso de pantallas planas para un mayor ahorro energético.

Aire acondicionado

aire acondicionado

Existen pocas viviendas que se construyan con instalaciones centralizadas de aire acondicionado, sin embargo, son mucho más eficientes.

Es importante dejarse aconsejar por un profesional sobre el tipo de equipamiento que mejor responda a las necesidades y a las características de las habitaciones a climatizar. Hay muchos elementos que influyen como los materiales constructivos, la orientación y el diseño de la vivienda.

Existen diferentes tipos de aire acondicionado:

Sistemas compactos: donde el evaporador y el condensador se encuentran en la misma carcasa. El más común es el tipo ventana.

Sistemas partidos: compuesto por las dos unidades separadas; la exterior (condensador) y la interior (evaporador).

A igualdad de potencia, la unidad evaporadora y la condensadora son mayores en los sistemas partidos, lo que les permite alcanzar mayores rendimientos que los equipos de ventana.

Existe una tercera categoría de tipo transportable, en dos versiones, una que expulsa el aire al exterior a través de un tubo; y otra que tiene un condensador que se sitúa en el exterior. Son menos eficientes que los equipos de pared.

Sistemas reversibles y no reversibles:

Irreversible: aquellos que solo pueden suministrar o frio o calor.

Reversible: pueden suministrar tanto frio como calor. La posición de ventilación permite ahorrar energía intercambiando el aire de dentro con el de fuera.

Sistemas evaporativos:
Los sistemas evaporativos están pensados para refrescar el ambiente unos pocos grados, y además, su consumo es muy bajo.

Ventiladores:
Los ventiladores producen una sensación de descenso de la temperatura de entre 3 y 5ºC. Su consumo de electricidad es muy bajo.

Consejos:

• Fija la temperatura de refrigeración en 26º.
• Un ventilador, preferentemente de techo, puede ser suficiente para mantener un adecuado confort.
• Cuando enciendas el aire condicionado, no ajustes el termostato a una temperatura más baja o más alta de lo normal: no enfriará la casa más rápido y se provoca un consumo excesivo e innecesario.

También es importante que sepas que se puede conseguir hasta un 60% de ahorro de energía instalando toldos en las ventanas donde da el sol, evitando la entrada de aire frio y aislando adecuadamente los techos y muros.

aire acondicionado

Share

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>