Especialistas en pisos en alquiler

Este verano, mejor mar que piscina porque …

mar

agosto 23, 2017 • Ciudades y Barrios, Destacados

Una piscina tratada químicamente reseca nuestra piel, puede causarnos alergias y cambiar de color nuestro pelo y dientes ... Si puedes, báñate en la playa.

¿Cuál es el truco más efectivo y divertido contra el calor? Ponerse a remojo. Y ahora viene la pregunta del millón: ¿en el mar o en la piscina? Y me dirás que eso ya depende de gustos y disponibilidad. Sí, es verdad. Pero … si puedes escoge mar. Aquí te digo por qué.

El cloro reseca tu piel

Toda piscina que no quiera convertirse en un paraíso de gérmenes necesita su ración de cloro. Y eso es lo que reseca nuestra piel si nos zambullimos a diario en piscinas tratadas con cloro. Afortunadamente, cada vez hay más soluciones ecológicas para tratar las piscinas, pero todavía son mayoría las que usan cloro.

Para protegernos del cloro podemos embadurnarnos con un aceite protector o crema que cree una película hidratante sobre la piel. Imprescindible: ducharse tras el baño e hidratarse cada noche con cremas.

Te puede causar alergias

La cloramina es un compuesto formado por la reacción química entre el cloro y otros fluidos orgánicos que hay en el agua de una piscina como la saliva y … el ácido úrico de la orina (sí, no nos engañemos). Esto puede producir alergia y asma en niños de corta edad porque están chapoteando y más tiempo en el agua. ¿Cómo podemos detectarlo? Si el niño tose y se ahoga. Esta alergia se suele superar con la edad.

El profesor Ernest Blatchley pinta un panorama mucho peor, según recoge El País. En su estudio Environmental Science & Technology, publicado en la revista de la Sociedad Americana de Química, la cloramina puede causar daños cardíacos y neuronales. Lo bueno es que hace falta mucho pipí para que se convierta en puro veneno. Así que una buena prevención es que NADIE haga pipí en la piscina.

piscina

Nos pone los ojos rojos, el pelo verde y los dientes marrones

La combinación cloro-cloramina es la causa directa del enrojecimiento de nuestros ojos tras un baño prolongado en la piscina. ¿Solución? gafas de bucear.

El sulfato de cobre, una sustancia azulada que se añade al agua de las piscinas para eliminar los hongos hace que nuestro pelo cambie de color. ¿Y qué sale del azul del sulfato de cobre y el dorado-amarillo del pelo rubio? Pelo verde. ¿Solución? No mojarse el pelo o protegerlo con aceites capilares o mascarillas para crear una película impermeable.

Si sólo te pegas un chapuzón y luego vas a la tumbona tus dientes no corren peligro. Pero si te pasas horas y horas a remojo en la piscina (más de seis horas a la semana) estás exponiendo tus dientes a grandes cantidades de agua tratada químicamente. Todos estos productos alteran el pH de nuestra saliva y se pueden formar depósitos orgánicos o sarro marrón en los dientes. Aparece de forma más en los dientes delanteros. ¿Solución? hacerse fluoraciones dentales cada seis meses y usar pastas dentales con flúor.

Share

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>