Especialistas en pisos en alquiler

Hábitos que creemos saludables pero que NO lo son

smothie

septiembre 14, 2017 • Bienestar, Destacados

El aceite de oliva ha de ser virgen, no hay que pasarse con el atún o el emperador, la leche de vaca no es el demonio ... Ojito con lo que hacemos creyendo que es super bueno para nuestro cuerpo, porque podría no serlo tanto ... Fíjate.

Hay muchas cosas que hacemos a diario creyendo que son buenas para nuestro cuerpo pero no lo son tanto. Aquí abajo te dejo algunas de las que ha recogido El País, échale un vistazo por si acaso.

Cuidado con el pescado azul

Los pescados azules son ricos en omega 3, algo esencial para el organismo. Pero no hay que exagerar en su consumo.

La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición recomienda limitar el consumo de estas grandes especies a una ración de 50 gramos por semana o una de 100 cada dos semanas en niños de 3 a 12 años y evitarlo en los menores de 3 años y mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

Según un estudio del Instituto de Salud Carlos III, las mujeres españolas tienen en el organismo 10 veces más mercurio que las alemanas o las canadienses. El mercurio está considerado un neurotóxico que afecta al desarrollo infantil. Y la razón de la alta exposición de los españoles es su elevado consumo de pescados como el atún, el pez espada, el lucio o el emperador. Estas son las grandes especies y están más expuestas a los contaminantes que hay en el mar.

Eso sí, estas normas no aplican a los pescados azules más pequeñas como el boquerón, la sardina o el jurel ni, por supuesto, a los pescados blancos (merluza o lenguado).

El lavavajillas no es mágico

Somos muchos los que creemos que por lavar los platos en el lavavajillas a 65º eliminamos los microbios y es mucho más saludable. No. Cuanto más nos expongamos a estos microorganismos, menos alergias tendremos. Es más, un estudio sueco publicado en la revista Pediatrics concluye que los niños de familias que friegan a mano tienen menos eccemas que los que usan lavaplatos (23% frente al 38%) y sólo el 1,7% de los pequeños donde los platos se limpian a base de estropajo tienen asma, frente al 7,3% de los niños de hogares en los que el lavavajillas friega el menaje.

La leche de vaca no es el demonio

Cada día hay menos personas que beben leche de vaca. Son legión los que se han pasado a la leche de soja, avena, arroz … Pero Camilo Silva, endocrinólogo de la Clínica Universidad de Navarra, advierte de que dejar de tomar leche de vaca “podría limitar innecesariamente la ingesta de calcio y el aporte de vitaminas A, D, E y B”. Y remarca que “no es fácil sustituir las propiedades de este alimento”.

El aceite de oliva, que sea virgen o virgen extra

Hay estudios sobre el aceite de oliva para todos los gustos. Algunos lo demonizan y otros lo elevan a los altares. Pero hay que ser objetivos. Así lo explica Marta Miguel, doctora e investigadora del CSIC en el Instituto de Investigación en Ciencias de Alimentación, “el aceite de oliva recomendado es el que lleva el apellido virgen o virgen extra: son aquellos que se han producido a través de procedimientos mecánicos. Es decir, simplemente se ha exprimido la aceituna hasta conseguir ese zumo natural que sería el aceite”.

Si en la etiqueta solo se indica aceite de oliva “sin ningún otro apellido, significa que después de exprimirse la aceituna se ha seguido otro procedimiento y existiría algún tipo de refinamiento con otros productos”.

Los smothies son altamente calóricos

Parecen super sanos, fruta pura con hielo o leche. Son los smothies. Y ahí va la alerta: un estudio publicado por el Consejo del Cáncer de Victoria y la Fundación del Corazón de Victoria (en Australia) ha desvelado que estas bebidas contienen más calorías que una hamburguesa y más azúcar que un refresco carbonatado.

¿Por qué? Un solo trago contiene una enorme cantidad de fructosa a lo que se suma el azúcar contenido en otros ingredientes habituales en los smoothie, como la leche o el yogur.

crossfit

No te pases con el crossfit

Debemos hacer deporte, pero hay deportes que si se practican en exceso pueden ser malos.

Una investigación dirigida por el doctor Ramires Tibana, de la Universidad de Brasilia, determinó que la práctica de ejercicio tan intenso como el crossfit sin dejar descansar el cuerpo al menos un día entre sesiones puede debilitar el sistema inmunológico.

Aunque el estudio de Tibana necesita, según sus propias conclusiones, continuarse con una investigación longitudinal y más entrenamiento, para el doctor y su equipo los resultados permiten recomendar moderación: “No se encontró ningún efecto negativo en la musculatura, pero sí se hallaron indicios de las consecuencias que dos días seguidos de esta práctica pueden tener sobre el sistema inmunológico”.

No cenes solo fruta

¿Crees que haces bien cenando solo fruta? Pues no. La fruta contiene agua, fibra, vitaminas, minerales e hidratos de carbono. Son estos últimos los que nos fastidian el plan de la cena ligerita. “Como los hidratos de carbono son una fuente de energía, es mejor consumirlos cuando nos vayamos a mantener activos”, razona Iris de Luna, endocrinóloga del Hospital Universitario Quirón Salud Madrid.

Por la noche, el metabolismo baja el ritmo. Además, el hígado almacena más azúcares en forma de glucógeno y, cuando los depósitos de glucógeno están llenos, el exceso de azúcares se transforman en triglicéridos. Los mismo ocurre con la fructosa, el azúcar de absorción rápida que contienen las frutas. Por eso la doctora es clara: “En un plan de adelgazamiento, no es recomendable sustituir la cena por fruta”.

No te apuntes a la moda del Sin-Gluten

Que haya personas que no toleren el gluten no hace que todo el mundo deba pasar de él. No es bueno, ni para tu salud, ni para tu bolsillo porque los alimentos sin gluten son más caros. Pueden encarecer la cesta de la compra hasta 1.400 euros al año por persona.

Camilo Silva, especialista en Endocrinología y Nutrición de la Clínica Universidad de Navarra, alerta de que “eliminar el gluten de la dieta podría derivar en una dieta menos saludable, con un aumento de la ingesta de carnes o quesos magros, pero también podría complicar la dieta en personas con enfermedades, como la diabetes”.

Share

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>