Especialistas en pisos en alquiler

¿Comer tostadas quemadas o patatas fritas provoca cáncer?

tostadas y patatas fritas

marzo 6, 2017 • Bienestar, Destacados

Una tostada demasiado tostada o unas patatas fritas crujientes contienen acrimalida y eso es malo para la salud porque puede provocarnos cáncer ... Aquí abajo te lo explico todo.

Todo es por culpa de la acrilamida. ¿Qué es? Un compuesto tóxico que nace si tostamos en exceso el pan o freímos demasiado las patatas y que puede ser cancerígeno. El café, la achicoria, los aperitivos de patatas, los cereales y las galletas entre otros también tienen grandes concentraciones de acrilamidas según autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA)

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer ha incluido a las acrilamidas en su listado de productos “probablemente cancerígenos”, según afirma la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Aunque el UK Cancer Research, organismo de referencia británico en la investigación del cáncer, dice que todavía es “muy pronto para afirmar una relación así“.

Lo cierto es que es las acrilamidas se producen al someter alimentos ricos en hidratos de carbono, azúcares y aminoácidos a altas temperaturas. Así que basta con controlar esto para evitar el peligro del cáncer. Ahí van unos consejos nuestros y de la OCU:

Go for the Gold

Tostadas

Sí, vale, hemos usado la frase en inglés: ‘Go for the gold’, pero es porque la usa la FSA (Food Standards Agency, FSA, Agencia de Normas Alimentarias del Reino Unido) cuando recomienda que no tostemos demasiado los alimentos. Que vayamos a por el dorado. Lo ideal es no superar los 170-180º al cocinar para evitar las tonalidades marrones.

Si fríes, no reutilices demasiado el aceite porque puede incrementar mucho el contenido en acrilamidas. La calidad del aceite también afecta mucho a incrementar o no la cantidad de acrilamidas, por eso, cuando frías opta por aceites de oliva y girasol alto oleico frente a los de semillas (girasol, maíz o soja) o los especiales para freír.

Independientemente del nivel de tostado, hay alimentos con acrilamida que no son buenos por sí mismos. Las frituras, alimentos ultraprocesados, empanados para freir o patatas congeladas listas para cocinar son un NO, NO, NO.

Las patatas, hervidas u horneadas

hamburguesa con patatas fritas

Lo mejor es comer las patatas hervidas, tostadas u horneadas. Pero si no puedes resistirte a un buen plato de patatas fritas, fríelas a un máximo de 160º. Se ha descubierto últimamente que freír unas patatas a 180º duplica su concentración de acrilamidas.

Utiliza patatas nuevas, que no hayan pasado mucho tiempo almacenadas porque las viejas tienen mucha más azúcar. Opta por variedades nuevas con bajo contenido en azúcar. Antes de cocinar las patatas déjalas en remojo peladas y cortadas durante unos 15-30 minutos porque eso ayuda a reducir la cantidad de acrilamidas que se forman. Cocínalas el tiempo justo sin tostarlas. La forma más sencilla de controlar las temperaturas y el tiempo de cocción es usar una freidora.

Para guardarlas, lo mejor es un lugar seco y oscuro. Nunca deben estar a una temperatura por debajo de 6º ó 7º.

Share

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>