Especialistas en pisos en alquiler

Cómo vender un piso alquilado con la nueva Ley de Fomento del Alquiler

Cómo vender un piso alquilado con la nueva Ley de Fomento del Alquiler

febrero 6, 2014 • Ley de Fomento del Alquiler, Vivir de alquiler

Una de las reformas introducidas en la Ley de Arrendamientos Urbanos a partir de 6 de junio de 2013 (conocida como la Ley de Fomento del Alquiler), es la posibilidad, antes inexistente, de que el inquilino renuncie al derecho de adquisición preferente de la vivienda que ocupa, en caso de que su casero decida venderla.
Pedro Hernández del Olmo, abogado

Pedro Hernández del Olmo, abogado

Ello quiere decir que si en el contrato no se pacta esa renuncia, el inquilino sigue ostentando el derecho de tanteo y retracto en el supuesto de que su casero decida vender la casa, por lo que éste si recibe una oferta de compra deberá trasladarla al inquilino, que gozará de un plazo de treinta días naturales para comprar (derecho de tanteo) y si no se le comunica y se vende tiene un plazo de treinta días para quedarse con la casa, a partir de que reciba copia de la escritura de compraventa que le remitirá el Notario (derecho de retracto).

Por el contrario si en el contrato se hace constar esa renuncia, el casero podrá vender libremente la vivienda alquilada, sin más requisito que comunicar al arrendatario su intención de vender la vivienda con una antelación mínima de treinta días a la fecha de formalización del contrato de compraventa.

La cuestión es bien distinta: Esa notificación no implica derecho de tanteo, ya que no se notifican al inquilino las condiciones de la venta.

Conviene subrayar que otra de las reformas operadas en la LAU es que la persona que adquiera esa vivienda sólo quedará subrogado en los derechos y obligaciones del arrendador si el arrendamiento se hallase inscrito en el Registro de la Propiedad. (Art. 14)

Conviene recordar que le LAU (art. 7.2) señala: Para que los arrendamientos concertados sobre fincas urbanas, surtan efecto frente a terceros que hayan inscrito su derecho, dichos arrendamientos deberán inscribirse en el Registro de la Propiedad.

En definitiva el inquilino que firme un contrato renunciando a su derecho de adquisición preferente pensando que no tiene interés para él comprar esa vivienda que alquila, debe considerar que puede verse desalojado de la misma si el casero decide venderla, aunque haya pactado una larga duración para el contrato.

Esto puede evitarse inscribiendo el contrato en el Registro de la Propiedad, pero exige que previamente el contrato se haya otorgado en escritura pública, con el incremento de gastos que ello supone.

Pedro Hernández, abogado
Blog: http://www.pedrohernandezabogado.com/
Consultas legales: 807 520 008 (1,21€ por minuto desde teléfono fijo y 1,57 € por minuto desde móvil)

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>