Especialistas en pisos en alquiler

Un estudiante en mi piso, ¿por qué no?

estudiante

octubre 23, 2014 • Destacados, Vivir de alquiler

Cuando un casero imagina a su inquilino ideal nunca piensa en los estudiantes. Cree que son pasotas, fiesteros, descuidados ... pero se equivoca. Puede que sean los que más seguridad le ofrezcan porque son sus padres quienes pagan. ¿Por qué no alquilarles tu piso?

Fue el escritor francés Antoine de Saint Exupery quien dijo que “el hombre se descubre cuando se mide contra un obstáculo”. Actualmente nos enfrentamos a una dificultad constante llamada crisis. Ante ella, un gran número de personas han visto en el alquiler, una buena forma para recibir ingresos adicionales, o simplemente ingresos.

Sin embargo, arrendar implica “acoger” en tu propiedad a personas desconocidas de diversos perfiles. Solteros, parejas, familias, hombres, mujeres, adultos, ancianos, trabajadores, estudiantes… Caracteres dispares demandando todo tipo de comodidades en las que tú como propietario tienes la última palabra. Así pues es necesario analizar detenidamente cada perfil, sus inconvenientes y ventajas, antes de tomar la decisión definitiva.

Una de las personalidades que más reticencia genera entre los arrendadores es la del estudiante. Multitud de estereotipos y mitos existen en torno a los jóvenes universitarios.

estudiantes

Pasotas, fiesteros o descuidados son algunos de los adjetivos que los definen. No obstante, un estudiante posiblemente sea el perfil que mayor seguridad aporte a la hora de los pagos. La explicación es sencilla: los padres. El 80% de los jóvenes forasteros viven fuera de casa debido al aval de sus progenitores. Por ello, acoger a un inquilino en sus años de carrera es una opción que no debe descartarse. Pero ¿cómo acondiciono mi propiedad para estos inquilinos?

1) En primer lugar, decide cómo alquilarás tu vivienda: completa o por habitaciones. Por extraño que parezca, siempre será más sencillo y sobre todo más rentable, alquilar tu piso por dormitorios.

2) La casa debe estar amueblada y adaptada al estudiante. Por este motivo, es necesario tener en cuenta qué demanda un inquilino con este perfil. Una mesa de estudio con una silla ergonómica, una librería o estantería o la iluminación adecuada son características imprescindibles. Todo el mobiliario debe estar en perfectas condiciones y ser lo más práctico posible.

3) En cuanto a los suministros, es recomendable que el precio de la renta incluya los gastos. A los ya conocidos agua, luz y gas; es necesario añadir wifi ya que sin él un estudiante no puede vivir. Y no por adicción o por capricho, sino porque actualmente sin internet ni siquiera puede estudiar.

4) Elaborar un contrato en el que el azar no sea el hilo conductor es fundamental. El contrato debe incluir como mínimo: el precio mensual, una especificación de los gastos que están incluidos y los que no, la fianza y condiciones para su devolución, la duración del contrato y un inventario de la vivienda en el que se detallen las condiciones en las que se encuentra el mobiliario. Más vale prevenir que curar.

5) Ser precavido en la mayoría de los casos, da buenos resultados; por lo que añadir en el contrato una apartado con las normas es una medida que ayuda a evitar disgustos innecesarios. En esta lista se recomienda incluir alguna cláusula en la que se especifiquen las normas de la comunidad de vecinos, los horarios con respecto al ruido, la prohibición de fiestas o mascotas, las reglas para los fumadores, la capacidad máxima de la vivienda, etc.

Tú, propietario que has visto la salvación en el alquiler, ya tienes las claves para arrendar tu casa a un estudiante. Analiza, valora y decide pero sobre todo, no olvides que “sólo cuando baje la marea, sabremos quién estaba nadando desnudo”.

Share

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>